Oportunidades de negocio en la Agenda 2030

Mayores unidos con el mundo Conectamos personas hoy para construir un mejor mañana

Los ODS son para las pymes no solo un reto para alcanzar una gestión más sostenible, sino una oportunidad de negocio que les puede abrir las puertas de nuevos mercados y mejorar su eficiencia y reputación, lo que por ende las llevaría a conseguir mejores resultados económicos.

Esto es ratificado por muchas figuras del liderazgo empresarial, entre ellas, Paul Polman –vicepresidente de UN Global Compact y ex director general de Unilever– que considera la sostenibilidad como “la mayor oportunidad económica de los últimos tiempos”. De hecho, se estima que estas oportunidades podrían generar hasta 12 billones de dólares hasta 2030. Es por esto que casi 10.000 empresas de todo el mundo han firmado su compromiso con los ODS y los Diez Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas adhiriéndose a esta iniciativa.

A continuación, se presentan una serie de oportunidades que ofrece el marco global de la Agenda 2030 a las entidades empresariales.

  • ACCESO A NUEVOS MERCADOS. Contribuir a los ODS permite a la pyme acceder a nuevos segmentos de mercado que serán claves en la economía del futuro, como las nuevas tecnologías, la economía circular, los negocios inclusivos, las energías renovables o la economía ecológica. Por ejemplo, en el caso de las energías renovables, este mercado representa más de 297.000 millones de dólares con un crecimiento de 6 billones de dólares en nuevas inversiones en energía eólica y solar hasta el año 2040. Dado que en los próximos años viviremos una revolución económica a favor de la sostenibilidad, las empresas que la integren desde ahora en su modelo de negocio podrán adaptarse mejor para no quedarse atrás.
  • AHORRO EN COSTES. Uno de los beneficios más convincentes es el ahorro de costes. De hecho, según un informe de Cox Conserves, realizado a 2.500 pymes en todo el mundo, el 67% de las empresas implanta acciones de sostenibilidad con este objetivo. Éstas suelen estar relacionadas especialmente con los ODS medioambientales como el 6 y el 7, que inciden en el ahorro energético y de agua, prácticas que pueden realizarse tanto en los procesos de fabricación como en las oficinas.
  • GENERACIÓN DE ALIANZAS CON OTROS ACTORES Y NEGOCIO CON GRANDES EMPRESAS. Un beneficio adicional de contribuir a la Agenda 2030 es el de establecer alianzas con otros actores, en especial, con las grandes empresas. Éstas están apostando firmemente por la sostenibilidad, situándola en el núcleo de sus modelos de negocio. Para desarrollar de forma coherente esta estrategia reclaman a sus proveedores que estén alineados con criterios sostenibles como la Agenda 2030. En concreto, según un análisis de la Red Española del Pacto Mundial, el 66% de las empresas del IBEX 35 ya evalúa a sus proveedores bajo criterios sociales y el 71% lo hace en base a criterios ambientales. Las pymes que contribuyan a la Agenda 2030 verán por tanto incrementadas sus oportunidades para cerrar acuerdos con grandes empresas y mantener los negocios que ya tienen con ellas.
  • MÁS FACILIDADES PARA CONTRATAR CON EL SECTOR PÚBLICO. La administración pública también tiene en cuenta criterios relacionados con la sostenibilidad a la hora de conceder subvenciones o realizar contratos con empresas. Ejemplo de ello lo encontramos en la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, en la que se incluyen aspectos medioambientales o sociales como criterios para la adjudicación de contratos a las empresas con la administración pública. Algunos de los recogidos en la misma son: medidas para reducir el nivel de emisión de gases de efecto invernadero, medidas de ahorro y eficiencia energética, la implantación de un plan de igualdad de género o la aplicación de criterios éticos y de responsabilidad social a la prestación contractual.
  • MEJORA DE LA REPUTACIÓN Y AUMENTO DE LA CONFIANZA EN LA MARCA. Invertir en desarrollo sostenible también puede ayudar a la pyme a mejorar la reputación e imagen de su empresa ya que cada vez más consumidores valoran este hecho. En concreto, el 64% de los consumidores españoles tiene en cuenta en sus compras, casi siempre o a veces, la sostenibilidad6, es decir, los posibles impactos sociales o ambientales negativos de los productos y servicios que compra. Por ello, el tener una estrategia basada en la Agenda 2030 podría incrementar la confianza en la marca y aumentar las ventas. Pero contribuir a los ODS no mejorará solo la reputación de la empresa de cara al exterior, sino también respecto a sus grupos de interés internos, como los empleados, que verán en su trabajo el propósito adicional de construir un mundo más sostenible.
  • ADELANTARSE A NORMATIVAS. Se espera que en los próximos años se produzca un aumento de estrategias y normativas en materia de sostenibilidad, lo que se traducirá en mercados que consideren cada vez más las actuaciones ambientales o sociales de las empresas.

Las empresas que integren los ODS en su modelo de negocio encontrarán más fácil su adaptación a las nuevas normativas. Las que ya están en vigor, algunas de las cuales irán progresivamente extendiendo su margen de acción, se desgranan detenidamente en el capítulo dedicado al cumplimiento normativo.

Firmado: Asociación Española Conectados Sin Barreras Social y Tecnológica.

Chema Ferraces. Periodista.

Daniel Benzoni. Director General

Óscar Bustos. Presidente